En estos días de estrés mundial he sentido la necesidad de acercarme mas a la tierra; a la naturaleza pura, real, sencilla e inmensa. Es increíble el poder que tiene la naturaleza de acercarnos a lo que realmente somos, de volvernos sencillos y dejar de pensar en la complejidad del mundo en que vivimos. Pues allí, a solas con ella, eres tu, realmente tu. En la naturaleza te vuelves paciente y tranquila, es todo lo opuesto a la ciudad y a ese movimiento intranquilo en el que vivimos siempre.

img_3247
Canencia, Madrid, España

En ella sí se siente la unión, el equilibrio, la complicidad. Al observarla puedes ver que todas las criaturas que viven en ella en realidad están tan conectadas y todo ser vivo junto a cada elemento de la tierra son uno. Estando sumergida en ella es cuando te das cuenta del poder que tiene el trabajar todos al unísono y pensando siempre en los demás, porque cada cosa que hace un elemento, beneficia al otro y lo enriquece.

 

Por alguna razón siento que la naturaleza también me llama. Porque da igual cuan alejadas estemos de ella, sumergidas solo en nuestro día a día y las tareas que cada vez están más alejadas y desconectadas de ese centro que nos lo da todo; tarde o temprano querremos volver a ella, porque es allí a donde pertenecemos a lo natural y simple. Todo lo material y superficial se lo ha inventado el hombre y no es ahí a donde pertenecemos.

lago
Limburgo, Alemania

Conectar con la naturaleza es también conectar con los animales que habitan en ella, pues es imposible conectar con ella sin aceptar y respetar a las criaturas que en ella viven, esto precisamente porque todos son uno, todos están conectados y ninguno podría vivir sin el otro.

 

Lo mismo pasa con nosotras, no nos damos cuenta de que todo lo que cada una de nosotras hace afecta o beneficia a la otra, que todas estamos conectadas. Pero somos tan egoísta que esto es algo que no queremos aceptar y es precisamente lo que está llevando a la humanidad a vivir en un caos constante. No queremos aceptar que fuimos creadas para ser comunidad, para ser hermanas y como tal vivir en el amor. El mismo amor que brinda la lluvia a la tierra al fertilizarla, el amor que dan los árboles al limpiar el oxígeno, el amor que da el sol a los animales cuando los calienta, el amor que la luna da a la tierra al mantener los diferentes ecosistemas en equilibrio.

columpio
Montaña redonda, República Dominicana.

Y no es que no sepamos lo que vinimos a hacer a la tierra, yo creo que lo sabemos; No me cabe en la cabeza que a estas alturas no hayamos creado conciencia de como nos necesita el mundo, de como nos necesita la tierra, los animales y los demás seres humanos. Sí lo sabemos pero parece que es mejor vivir en competencia y mostrando constantemente cuan mejor que la otra somos, creando ambientes laborales tóxicos, humillando a las demás porque son diferentes, comen diferente y tienen creencias diferentes a las nuestras. Levantando muros con nuestro odio y aires de grandeza ¡como si eso fuera lo importante! ¡como si eso fuera lo que vinimos a hacer aquí!  Nosotras, al igual que la luna, el Sol, los árboles, los ríos, fuimos creadas para pertenecer a este ecosistema, ¡somos parte de ello! ¡Vinimos aquí también a dar! Al igual que recibimos todos los beneficios de la tierra y la naturaleza.

Chicas, la tierra es perfecta y esa perfección es precisamente por la conexión que hay entre ella y todas las cosas que en ella habitan, incluyéndonos.

No sé en que creas tu, pero yo creo en que fui creada por Dios a su imagen y semejanza y que por lo tanto, tengo tanto amor y bondad dentro de mi como el, así como también poder para conectar con la tierra y con todo lo que me rodea. Creo que soy parte importante de este mundo y que con mis acciones día tras día yo puedo acercarme más a la pureza, a lo real, a lo verdadero, a lo natural, para así, lograr estar en paz y conectar con el universo. Pero eso solo lo lograré si conecto con todo lo que me rodea desde el amor.

¡Las quiero chicas!

ingenio
Ingenio en San Cristóbal, República Dominicana.

 

img_3241
Senda Ecológica, Madrid, España
Balduinstein, Alemania

 

2 Comments

  1. Waooo hermosisima reflexión, muy cierto lo que dice, me encanto, la naturaleza es algo maravilloso creada por Dios cada una de su creación nos permite desarrollarnos y vivir en comunidad tal como Dios nos hizo, pero muchos no le gustas la idea de compartir con los demás, gracias por Dios crear un ser como tú, con esos dones de entrega, llena de amor y con la virtud de compartirlos con los demás, felicidades María Rondón, Dios te bendiga!!!👏👏👏👍👍✌️🙏🙏🙏🌹🌹

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s