¡Es Febrero! Y qué mejor mes para comunicar amor que este. Ayer fue el día de San Valentín y se me ocurrió la idea de dar abrazos. Dar abrazos a gente desconocida que me encontraba en la calle. Ya lo había hecho antes en mis talleres de liderazgo, pero allí los hago en grupo y pues, claro no es lo mismo que salir tu solita a dar abrazos en Madrid. Tomé la decisión el día antes y el 14 de Febrero ya me levanté mentalizada, me preparé, me armé de valor y salí.

Debido a la lluvia no pude quedarme en un solo lugar, así que tomé el metro ligero hacia Pinar de Chamartin y luego hacia Quintana y en el camino iba dando mis abrazos. Les preguntaba a la gente si me permitían darles un abrazo a los que unos contestaban que no, pero muchos contestaban que sí y además algunos se llenaban de ilusión y hasta se ponían super contentos, otros me abrazaban mientras me felicitaban por la iniciativa. Preparé también corazones y globos de san Valentín para ir repartiendo y a los niños les encantó, así que cuando veían que les daba corazones y globos a los demás, ellos solitos venían a darme un abrazo.

Los madrileños generalmente no son personas que demuestren afecto, yo soy dominicana residente en Madrid y pues aparte de que son un poco cerrados, también me encontré con la barrera de ser diferente y extranjera. Pero eso no fue impedimento, yo ya he vivido el racismo y la discriminación aquí cuando llegué hace once años y ahora alguna vez lo sigo viviendo, pero es precisamente ese miedo a ser rechazada lo que quiero romper. Ya no quiero vivir en el pasado y seguir viviendo desde el miedo, lo que quiero es salir a la calle y sentirme con poder, un poder creado por mi misma desde el amor. Sé que el racismo y la discriminación están allá afuera, pero también sé que allá afuera hay mucho amor, amistad, comprensión y paz y es bajo estos valores donde yo decido vivir.

Que hermoso sería si todos nos abrazáramos, abrazar a tu hermano, abrazar a tu vecino, a un desconocido; abrazar a un inmigrante, que no sabes nunca las razones por las que llega a nuestro país; abrazar a los refugiados de guerra, abrazar al joven, al anciano…¡ Abrazar al mundo! Así que Madrid prepárate, porque esta ha sido la primera, pero no la última vez.

Otras de mis entradas recomendadas:

SUEÑOS

6 Comments

  1. Vayaaaa! Conociendo a los Madrileños (yo lo soy), seguro que se preguntaban “¿dónde está la cámara oculta?” jejejeje.
    Me parece una iniciativa estupenda. Si además de ayudarte a sentirte más segura y superar miedos, ayuda a sacar una sonrisa a la gente y a dar unos segundos de “amor”, qué más se puede pedir?!!! Encima gratis!
    Me ha parecido genial María.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Pingback: Sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s