Mental and Emotional Blockade: Depression During Quarantine

¿Por qué sentimos bloqueo mental?

La inspiración es la fuerza que nos empuja a crear. Para los creyentes, la inspiración viene de Dios, lo que la convierte en algo espiritual a través de la cual Dios nos revela su mensaje por medio de sueños, ángeles, personas, conversaciones, situaciones, etc. Cuando te inspiras te conectas a algo superior a ti y sientes esa chispa que ilumina tu mente y corazón para dar paso a las ideas. 

Cuando abrí este blog me propuse escribir un artículo una vez por semana, pero lo cierto es que ya han pasado dos semanas y no he escrito nada desde el último post. Pero la inspiración no es algo que se fuerza, pues ella brota espontánea y naturalmente. 

Bailo, rezo, hago gimnasia, horneo, leo, escucho música clásica y todo con el fin de mantener la mente activa y hacer regresar esa inspiración que perdí, pero ella no regresa y el esforzarme constantemente por encontrarla sin obtener resultados es algo que me frustra, me hace sentir que pierdo la batalla y que no tengo el control. Incluso, ni siquiera quería escribir sobre ello porque es algo que me avergüenza; ¿pero cómo una profesional creativa no tiene inspiración? Es la pregunta que creo que las personas se harán al leer este post. Pero la verdad es que todos tenemos ese momento en blanco en el que nuestra mente se acorrala en un laberinto y no es algo por lo que debemos avergonzarnos.

La verdad es que son varias las razones que podrían estar afectando a mi inspiración y dejando mi mente en blanco. Te las cuento aquí y puede ser que, si tú también estás pasando por lo mismo te identifiques con alguna de ellas:

Bloqueadores de mi inspiración

La ausencia de Fe: y no en Dios, si no, en mí misma. Como todos sabemos, confiar en nosotros mismos es lo primero que debemos hacer en el camino hacia realizar nuestros proyectos. Pero últimamente me cuesta creer en mí. Sé que esto muchas veces es solo una excusa que busco para evadir el miedo que siento al fracaso y en vez de enfrentarme a él, me doy por vencida diciendo “no va a salir bien”. No hay cosa que mate más la inspiración que eso. Creer en uno mismo aporta seguridad, valor y confianza y yo sé bien que solo es cuestión de cambiar mi conversación a una más positiva.

La cuarentena: ¡Ay María! ¿Pero y eso que tiene que ver? Te parecerá raro pero la verdad es que tiene mucho que ver. Al menos a mí; caminar, respirar el aire, el sol e incluso el contacto con otras personas me inspira. ¿No te ha pasado que estás con un grupo de personas desarrollando alguna actividad y de repente alguien dice algo y zas! Tu mente se despierta, te conectas y se te ocurren millones de ideas que rápidamente tienes que escribir para que no se te olviden? O simplemente caminando por algún lugar, sintiendo el sol, platicando, sonriendo, viviendo! Son cosas que mantienen la mente activa y nos permiten estar inspirados más constantemente. Yo nunca he sido mucho de calle, pero ahora que no puedo salir me he dado cuenta de que mi mente necesita de muchos otros estímulos externos para generar y alimentar mis ideas. 

No me pasó al principio, en los comienzos de la cuarentena estaba muy inspirada y con muchas ideas en mente que me permitieron mantenerme conectada y animada día a día. Por el contrario, al pasar a la tercera quincena fui notando que me costaba más concentrarme y estar en frente del ordenador me agotaba. Creo que a partir de ese momento a mi mente le empezaron a hacer falta otros cambios de aires para mantenerse inspirada y creativa.

La rutina: dicen que la rutina mata la pasión, pero yo creo que también mata la inspiración. Estando encerrados no son muchas las cosas que se pueden hacer y aunque sí hay actividades que podríamos llevar a cabo durante la cuarentena, la verdad es que es inevitable que éstas se conviertan en muy rutinarias. Personalmente, la rutina afecta mi visión de las cosas, me provoca agotamiento mental, hace que se me quite el interés y también me da sueño 💤 

La ansiedad: Será por el hecho de estar encerrada, o por el aburrimiento de la rutina, pero últimamente han resurgido en mi mente recuerdos negativos. Pienso mucho en las cosas que en algún momento de mi vida me han hecho daño, incluyendo a personas y cosas. Cuando me sentí discriminada, juzgada o rechazada, cuando quise algo que no pude conseguir, o que nunca me he sentido aceptada…, etc. Éstos días han regresado recuerdos a mi mente que creía haber olvidado. Y es que es en momentos de soledad e incertidumbre cómo éstos, cuando esos pensamientos que tenemos requetebién guardados y escondidos en lo más recóndito de nuestro cerebro, se asoman inesperadamente. Nuestra mente es un almacén de todos los recuerdos que vamos acumulando a lo largo de nuestras vidas y hay momentos en que, hasta los que están mejor escondidos salen a flote, provocando un bloqueo en nuestra mente. Así lo explican los psicólogos de Psicología y Mente en este artículo titulado «Por qué nos quedamos en blanco en ciertas ocasiones”

Muchas veces no le doy importancia a lo que estoy sintiendo, porque pienso que es solo cosa mía y que ya se me pasará. Por Eso, me sorprendió positivamente encontrar este artículo que explica cómo todo lo que estoy sintiendo tiene una explicación psicológica. 

El estrés: Hay María, estamos en cuarentena y no podemos estresarnos porque no hacemos nada. Yeah right! Dile eso a una madre de tres, dos de ellos en primaria y una en la ESO, el trabajo de una madre es interminable. ¿Sabes cuánta tareas hacemos en esta casa al día? Son ocho asignaturas por niño. A la semana enviamos 120 tareas. De repente nos hemos convertido en maestras, pero sin dejar de ser madres y sin dejar el trabajo de casa, el cual se intensifica durante estos días en los que estamos todos en casa las 24 horas. Es que ¡ni tiempo hay para inspirarse! 

Enfocarme en otras cosas: No sé si el hecho de haber perdido la inspiración para hacer una cosa, me la ha aumentado para hacer otra. Me explico, no tengo inspiración para escribir, pero sí para hornear y cocinar. Estoy metida en la cocina día y noche, horneo muchísimo, al día hago hasta tres tartas. He hecho pan, bizcochos, tartas, clafoutis, clobbers y pays. Mi casa parece la casa de Nadiya Hussain una repostera que me encanta! Y con la cual me identifico muchísimo. Me he visto todos los capítulos de su serie en Netflix Nadiya’s time to eat 100% recomendada, en donde nos enseña a hornear y a cocinar platos ¡súper exquisitos! Todo con ingredientes fáciles y asequibles y para hacer en poco tiempo. 

La inspiración es necesaria para vivir bien y con optimismo. Son ellas, las musas las que nos permiten realizar nuestro trabajo con placer y contar con su presencia nos hace sentir imparables.

Desde luego que compartir mi falta de inspiración en este post ha sido difícil para mí, pero también me ha ayudado a desahogarme. Y es que todos podemos ser víctimas de un momento como este, a todos la inspiración nos ha dejado alguna vez. Esto no es nada malo, a lo mejor es que simplemente debo tomarme un descanso para pensar en otras cosas, porque quizá lo que me tiene con falta de inspiración es el estar pensando siempre en lo mismo y pueda ser que mi mente necesite darse un tiempo y explorar otros caminos. A lo mejor con las horneadas un día de esto me llega la iluminación y todo vuelva a su cauce.

¿Tú has perdido alguna vez la inspiración?  ¿Qué crees que lo ha causado?

Gracias por leerme 

María 

Share this post!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

2
Leave me a sweet a comment

avatar
1 Hilo de comentarios
1 Respuestas a hilo de comentarios
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de comentarios más popular
2
María RondónMjvv Autores de comentarios recientes
Más nuevo Más antiguo Más Votado
Mjvv
Invitado
Mjvv

Hola María! Me encantan tus posts, son muy reales! Me siento plenamente identificada… Claro que las razones que explicas son las culpables!! Qué inspiración se puede tener metida en casa? Jajajaja!! Con las horneadas como tú dices 😉