Corazones rosas iluminados flotando sobre fondo oscuro

Carta al amor de mi vida

Sí, esta carta es para ti, amor de mi vida.

Quiero que sepas que vives en mis sueños y que te he visualizado tanto, que aún sin conocerte, sé como eres. Eres detallista, amoroso y tienes un gran corazón. Me amas y tu amor me hace inmensamente feliz, pues es puro y sincero, es un amor que viene del cielo como el que nunca he sentido jamás.

No importa que aún no estés aquí conmigo, porque sé que debo de ser paciente y que la espera valdrá la pena. Tú me has demostrado que el amor debe de ser paciente y que no me debo de conformar con las migajas de amor que ofrecen algunos hombres. Pues yo soy merecedora de un gran amor, un amor que me traerá inmensas bendiciones, un amor como el tuyo. Ruego a Dios que pronto te ponga en mi camino.

Me encontrarás seria y preocupada,

Un poco fría tal vez. Quiero que sepas que no siempre fui así. Antes era espontánea, alegre, cariñosa y muy romántica, pero las experiencias nos cambian, las desilusiones nos moldean. Y algunas hasta hacen que no te gustes, que te rechaces a ti misma y que te avergüences de tu forma de ser.

Me miro a mi misma en las fotos y me pregunto, ¿a dónde fue esa mujer feliz? ¿En dónde está su enorme sonrisa? ¿A dónde se fueron todos sus sueños? Creo que esa mujer y esos sueños están aquí dentro de mí, esperando a alguien que me de la confianza para sacarlos, deseando a alguien que me acepte, que me haga sentir bien conmigo misma y con lo que soy.

Tu amor me ha enseñado a ser paciente y a no conformarme con migajas de amor

Es por ello que te busco, sé que estás ahi, en algún lugar pensando en mi como yo pienso en ti. Te espero porque sé que el amor puede cambiarme la vida y confío en que tu amor me dará la confianza necesaria para aceptarme como soy y sacar de nuevo a mi verdadero Yo. Dicen que otra persona no puede darte la seguridad y la confianza para ser tú misma, pero a mí alguien me la quitó. Me enseñaron que no valgo nada, que no está bien ser como soy, que no soy suficiente y que no valgo la pena. Y sé que el amor verdadero puede devolverme esa confianza nuevamente, porque alguien que te ama cree en ti, incluso cuando tú misma has dejado de hacerlo.

cartel en la calle que dice you are worthy of love

Photo by Tim Mossholder on Unsplash

Querido futuro esposo, amor de mi vida;

Te pienso y rezo por ti cada noche. Me paso horas y horas, hablando con Dios, preguntándole en dónde estarás porque no puedo entender porqué no estás aquí. Pero muchas veces no estamos listos para las cosas maravillosas que Dios tiene guardadas para nosotros y es a través de experiencias, buenas y malas, que Él nos prepara para merecer sus milagros. Es a través del sufrimiento que Dios nos transforma para que cuando lleguen sus bendiciones, sepamos reconocerlas y valorarlas. Tú eres ese milagro para el que Dios me ha estado preparando, yo sé que todo lo que me ha pasado me ha estado preparando para tu llegada, para que cuando estés aquí yo pueda reconocerte y apreciarte.

Pero ¿qué más tiene que pasar? ¿qué tengo que hacer para merecerte? Yo siento que estoy lista, pero solo Dios sabrá cuando esté realmente lista para merecer tu amor puro y sincero.

Mientras tanto te busco a mi alrededor, en cada rostro, en cada mirada, porque sé que aunque parezcas un sueño lejano, podrías estar a la vuelta de la esquina, en la ciudad a la que decidí irme de vacaciones, en la cafetería donde me estoy tomando un café, en la iglesia, en facebook, instagram o hasta en Tinder. Si bien estoy hundida y sin esperanzas, algo muy dentro de mí me dice que tú puedes llegar a mi en cualquier momento y cambiarme la vida.

Amado futuro esposo, así soy yo,

Me gusta ser espontánea, reír a carcajadas y hacer cosas que te hagan sentir especial, desde cartas y notas de amor, a comidas románticas y celebraciones especiales. Soy detallista y me entrego por completo. ¡Me encanta bailar! Así que si me ves bailar, tómame de la mano, abrázame y baila conmigo.

Soy madre de tres hijos maravillosos que quiero que también ames y respetes. Por favor no te sientas abrumado ni confundido, te juro que tener hijos no me hace menos merecedora de tu amor, por el contrario, ello quiere decir que puedo mostrarte nuevas formas de amar como jamás pudiste imaginar, pues mis hijos me han enseñado a amar de manera diferente, ellos me han abierto los ojos y me hacen ver el mundo de una forma mas genuina, amable, justa humilde y profunda. Ellos me han hecho más fuerte, me han enseñado a no rendirme y a luchar por lo que quiero. En definitiva, hoy soy lo que soy porque que tengo a mis hijos; hoy soy una mujer diferente a las demás porque tengo a mis hijos, hoy soy la clase de mujer que tu amas porque tengo a mis hijos.

Sé que aunque parezcas un sueño lejano, podrías estar a la vuelta de la esquina.

Quiero que creas en mí y en mis proyectos, que me apoyes y me animes a seguir adelante. Quiero ser el amor de tu vida, tu musa, la que cure tus heridas. Yo te prometo siempre estar a tu lado, verte con ojos de amor, entenderte, cuidarte, animarte, amarte, apoyarte y respetarte por el resto de mi vida.

Querido futuro esposo, amor de mi vida; Por favor encuéntrame, yo estoy lista.

¡Comparte este post!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Déjame un dulce comentario

avatar